Tos de las Perreras

29.05.2018

La traqueobronquitis infecciosa canina se trata de trastornos respiratorios agudos, contagiosos con afección de laringe, tráquea bronquios e intersticio pulmonar (mucosa nasal, vías respiratorias altas). Tiene una presentación brusca, y es muy similar a la gripe humana.

Este proceso también se denomina "tos de las perreras" y en general, está provocado por los siguientes agentes: virus parainfuenza canino, adenovirus canino tipo II y bordetella bronchiseptica.

Presenta una etiología multifactorial. Alta prevalencia y frecuencia presentación en poblaciones caninas con elevada densidad (criaderos, residencias caninas, sociedades protectoras, albergues...).

La transmisión es aerógena. El factor determinante es la concentración de animales.

Al igual que ocurre con la gripe, esta patología se contagia por vía oral y nasal. Una vez que el animal ha sido infectado, los agentes víricos pueden ser transmitidos a otro perro durante las dos primeras semanas, para la bacteria Bordetella bronchiseptica la transmisión puede alargarse hasta tres meses. De esta forma, cuando un paciente enfermo expulsa los gérmenes patógenos a través de las secreciones respiratorias, otro sano que se encuentre cerca de él puede adquirirlos y empezar a desarrollar la enfermedad.

En perreras, criaderos, protectoras de animales, residencias caninas..., resulta prácticamente imposible evitar que la afección se propague con rapidez. Por ello, la prevención siempre es la mejor solución.

El período de incubación es de 3-10 días, con aparición brusca de catarro nasal, tos parosxística y fiebre. Tiene un curso de 3-14 días. Se produce la destrucción del epitelio respiratorio ciliado y predisposición a infecciones bacterianas secundarias. En perros debilitados puede desencadenar en una neumonía.

¿Cómo podemos prevenir esta enfermedad?

Lo primero son las medidas higiénico-sanitarias en los lugares que hay gran número de perros. También existe una vacuna para prevenir esta enfermedad.

Si te vas a ir de viaje y vas a dejar a tu mascota en una residencia canina protégele mediante la vacunación, si ya ha sido vacunado previamente frente a las tos de las perreras con una dosis de vacuna es suficiente. Sin embargo si nunca ha sido vacunado necesitará dos dosis con una separación entre ellas de 2 semanas.

Veterinario | Isabel Priego | Animales | Perros | Enfermedades