Beneficios de la Esterilización de tu mascota: Machos

08.03.2018

En Equipo Veterinario Isabel Priego, hemos redactado este artículo para que conozcáis los beneficios de esterilizar a vuestras mascotas. Esperamos resolver todas las dudas al respecto.

 1 ESTERILIZACIÓN EN MACHOS

1.1 Enfermedades de próstata

Las afecciones prostáticas en machos enteros mayores de 5 años son bastante frecuentes. El tamaño de la próstata varía mucho con la edad y casi el 100% de los perros mayores de 6 años que no están castrados tienen un aumento anormal de su tamaño aunque no manifiesten ninguna sintomatología.

Existen varias enfermedades asociadas a esta glándula masculina y, la mayoría de ellas, están íntimamente relacionadas con las hormonas masculinas, por lo que la castración a su debido tiempo protege a tu mascota para no padecerlas.

Las patologías que pueden darse en la próstata son:

  • Hiperplasia prostática benigna: Es la patología de próstata más frecuente en los perros enteros y tiene buen pronóstico. Se define como el aumento de tamaño anormal de esta glándula. No suele dar ninguna sintomatología a no ser que se asocie con alguna otra enfermedad de próstata. En gatos, sin embargo, la próstata no experimenta hiperplasia por la edad.
  • Prostatitis: Provocada por una infección de bacterias que ascienden a partir de la uretra o por vía sanguínea. Es una enfermedad de difícil tratamiento, dado que los antibióticos no llegan fácilmente a la próstata, por lo que las recaídas son habituales. La castración colabora activamente en la curación.
  • Tumor de próstata: Aparece con la misma frecuencia en animales castrados que no castrados. Suele afectar a perros de razas medianas o grandes mayores de 8 años. Suelen ser malignos por lo que el pronóstico es bastante malo. En estos casos está indicada la extirpación de la glándula junto con la castración y tratamiento quimioterápico.
  • Quistes prostáticos: Son poco frecuentes. Se caracterizan por acumulación de líquido en su interior. Pueden provocar dificultad al orinar dependiendo de su tamaño.

Si notáis que vuestra mascota presenta dolor al orinar, expulsa gotitas de sangre con su orina, tiene estreñimiento, camina de forma extraña, tiene fiebre, apatía, decaimiento, falta de apetito y otros síntomas inespecíficos además de no estar castrado, probablemente presente alguna patología prostática, por lo que debe ser examinado cuanto antes por nuestro equipo veterinario.

1.2 Hernia perineal

Se da por debilitamiento de los músculos del diafragma pélvico que sostienen los órganos abdominales de esa región. Normalmente contiene el recto distendido, pero también pueden herniarse otros órganos como la próstata o la vejiga. Produce alteraciones importantes en la defecación.

Esta patología puede verse favorecida por cuadros de prostatitis. Se da más habitualmente en perros que en gatos, y sobretodo en perros enteros de edad avanzada (es extremadamente rara en perros castrados). Por eso, aunque no esté demostrado, se piensa que puede haber un factor hormonal predisponente.

El tratamiento es quirúrgico y se recomienda la castración en la misma cirugía. El postoperatorio suele ser bastante engorroso debido a la imposibilidad de mantener la zona completamente limpia por la cercanía del ano. Las complicaciones por infección son habituales, así como las recaídas (algunos autores estiman que más del 60% de los perros operados volverán a desarrollar la hernia después de ser operados).

1.3 Enfermedades testiculares

Son varias las patologías que pueden aparecer en los testículos y las describimos a continuación:

  • Criptorquidia: Uno o ambos testículos no consiguen descender en la etapa de cachorro hasta el escroto y se mantienen en el canal inguinal o dentro del abdomen. Es importante castrar a estos animales dado que con el paso de tiempo estos testículos tienden a tumorizarse.
  • Torsión testicular: Más frecuente en testículos abdominales que no han conseguido descender al escroto. Produce muchísimo dolor y la única solución es la castración.
  • Orquitis o epididimitis: Son infecciones que se dan en el epidídimo o en el propio testículo debido a la ascensión retrógrada de orina, traumatismos o afecciones prostáticas. Son también muy dolorosas y siempre es recomendable la castración para una correcta resolución.
  • Tumores testiculares: Habitual en perros enteros mayores de 10 años. Las razas con alta incidencia de criptorquidia como Bóxer, Braco de Weimar o Pastor Alemán, son las más afectadas. Se han descrito 3 tipos diferentes de tumores en el testículo y se ha comprobado que el 35% de los perros con neoplasia testicular tienen 2 o 3 clases de tumor al mismo tiempo. La única posibilidad en estos casos es la castración aunque, en caso de metástasis, está indicada la quimioterapia para alargar la esperanza de vida unos meses más.

1.4 Comportamiento

En el caso de los perros, la castración disminuye de forma permanente aunque no inmediata los niveles de testosterona en un 50-60% de los casos. Esto consigue disminuir la agresividad hacia otros perros (agresividad intrasexual), siempre ayudado por una correcta educación o programa de modificación de conducta. En Equipo Veterinario Isabel Priego recomendamos la castración temprana de los perros machos a partir de los 6 meses de edad para prevenir estos comportamientos agresivos. Cabe destacar que, en perros adultos agresivos, su comportamiento ya ha sido aprendido y, por tanto, no depende únicamente de la actividad hormonal. Es por eso que es difícil asegurar si la conducta desaparecerá con la castración. No obstante, en estos casos seguimos recomendando la castración unida a un programa de modificación de conducta adecuado.

En el caso de los gatos la castración está especialmente recomendada para prevenir la agresividad intrasexual, sobre todo cuando tienen acceso al exterior. Enfermedades como el Virus de la Inmunodeficiencia o el Virus de la Leucemia felinas se transmiten principalmente por mordedura en peleas provocadas por defensa del territorio. Son muy contagiosas y únicamente existen tratamientos paliativos, pero pueden terminar con la vida de tu gato. Tal y como ocurre con los perros, es importante castrar a tu gato antes de que aprenda la conducta para asegurarnos de que no manifestará interés en defender el territorio. La castración también eliminará el olor intenso de la orina de tu gato. No obstante, el marcaje puede no desaparecer por completo dado que no está asociado únicamente con el territorio, sino que también depende de su nivel de estrés.

En el 80-90% de los casos, la castración consigue disminuir los comportamientos sexuales de los machos, como el marcaje con orina (30-50%), la conducta de monta y el vagabundeo (40-50%) en busca de pareja sexual. 

-Diana Arnaiz-