Chequeo Veterinario en animales geriátricos

27.09.2017

1.- ¿Cuándo se considera a un animal Geriátrico?

Un animal es geriátrico cuando entra en la etapa de la vejez. Para determinar este periodo es necesario, no solo tomar en cuenta su edad, sino también los cuidados que ha recibido, su estilo de vida, sus antecedentes genéticos y, especialmente, el tipo y calidad de su alimentación.

Se estima, en general, que la edad sénior de nuestras mascotas comienza alrededor de los ocho años. No obstante existen ciertas particularidades en función de la raza y el tamaño, de modo que los perros de razas grandes y gigantes entran en la vejez antes que las razas pequeñas o miniaturas.

De forma general se estima que la edad geriátrica de los perros de tamaño grande empieza a los 7 años y la de los perros pequeños y los gatos a los 10 años.

En Equipo Veterinario Isabel Priego nos interesa resaltar que el cuidado de las mascotas viejas empieza desde que nacen, dado que proporcionarles una buena alimentación, así como adoptar medidas preventivas de salud desde su infancia, influirán activamente en su longevidad y en su calidad de vida durante sus últimos años.

2.-  CÓMO SABER QUE MI MASCOTA SE ESTÁ HACIENDO VIEJA

Como propietarios, desde la calidez de vuestro hogar, notaréis ciertos signos que os indicarán que vuestras mascotas están envejeciendo. Entre ellos podemos destacar los siguientes:

  • Disminución de la actividad física, de las ganas de dar paseos y de la duración de los mismos. Esto derivará en un probable aumento de peso.
  • Pérdida de masa muscular, sobre todo en las patas. Esto, unido a la afectación de los cartílagos y de los huesos (artrosis), provocará que sus movimientos sean más lentos, torpes e incluso dolorosos.
  • Peor calidad del pelaje y de las uñas. Disminuirá el brillo, se volverá grasienta al tacto y aumentará su olor corporal. Las almohadillas de sus patas estarán más duras y resecas. Sus uñas estarán más largas y se quebrarán con mayor facilidad.
  • Empeoramiento del estado de los dientes con mal aliento acusado. Acumulación de sarro, placa dental, enfermedad periodontal o pérdida y rotura de piezas.
  • Pérdida de la capacidad auditiva y de visión. Oyen y ven peor.
  • Alteraciones en la relación sueño-vigilia, notaréis que empiezan a activarse por las noches mientras que durante el día alagarán sus siestas.
  • Déficit de atención. Les cuesta más enterarse de lo que ocurre a su alrededor.
  • Disminución de la tasa metabólica basal.
  • Descenso de la respuesta a las infecciones.
  • Empeoramiento de su sistema termorregulador. Se fatigan con más facilidad, toleran peor el sol e, incluso, pasarán más frío en invierno.
  • Tendencia a la deshidratación por disminución de la sensación de sed. Por eso, en esta etapa se volverá especialmente importante motivarles a beber.

3.- PATOLOGÍAS MÁS FRECUENTES EN ANIMALES GERIÁTRICOS

En los animales geriátricos son muy habituales las enfermedades crónicas. Estas patologías se caracterizan por tener una progresión lenta y de larga duración. Se van desarrollando poco a poco al mismo tiempo que los órganos internos van compensando las alteraciones. Cuando el organismo ya no puede solventar la situación por sí solo es cuando notaremos la sintomatología.

Las enfermedades más frecuentes en nuestras mascotas geriátricas son:

  • Artrosis
  • Enfermedades cardiovasculares: degeneración de la válvula mitral, cardiomiopatía dilatada, Insuficiencia Cardíaca Congestiva...
  • Enfermedades de carácter hormonal: síndrome de Cushing, diabetes Mellitus, hipo/hiper -tiroidismo...
  • Insuficiencia renal crónica
  • Patologías hepáticas
  • Enfermedad periodontal
  • Patologías prostáticas en machos
  • Tumores
  • Obesidad
  • Lipidosis hepática (en gatos)
  • Síndrome de disfunción cognitiva (similar al Alzheimer en humanos)

Muchos propietarios tienden a asociar la sintomatología inespecífica a los achaques propios de la edad, ignorando que podrían mejorar la calidad de vida de su mascota y ralentizar el progreso de la enfermedad si el veterinario realiza una serie de pruebas que le permitan diagnosticarla correctamente y así poder tratarla de forma correcta.

4. QUÉ HACER PARA MEJORAR SU CALIDAD DE VIDA

Lo primero que debéis hacer es contactar con Equipo Veterinario Isabel Priego, donde os daremos los consejos necesarios para mejorar el bienestar de vuestras mascotas. Pequeños cambios en su comportamiento o en su día a día pueden suponer la presencia de alguna enfermedad crónica subyacente.

En vuestras casas, para hacerles la vida más fácil, es recomendable:

  • Evitar superficies resbaladizas en las que pueda patinar o caerse.
  • Utilizar rampas en vez de escaleras.
  • Emplear una buena alimentación con el pienso que os hayamos recomendado en cada caso.
  • Elevar su comedero/bebedero unos centímetros sobre el suelo para facilitarle a la hora de coger el alimento y de deglutir.
  • Dividir la ración de comida diaria que le corresponde en pequeñas porciones y darle de comer más veces al día.
  • Hacer lo mismo con los paseos: bajarle más a menudo a la calle, pero disminuir la duración. Es importante evitar las horas de más calor y abrigarlo en invierno si es necesario.
  • Ayudarles a subir las escaleras o al coche si observáis que ya no tienen la misma agilidad que antaño.
  • En caso de tener un gato, facilitarle el acceso a su comida y agua, así como al arenero. No olvidemos que ya no tienen la misma movilidad que antes.
  • Vigilar el estado de sus dientes y de su boca.
  • Si notáis que ya no oyen ni ven bien, intentar no hacer grandes cambios en la disposición de los muebles de la casa, así como es recomendable sacarles siempre con correa para evitar posibles accidentes.
  • Como no se pueden asear correctamente, es conveniente que tengáis una rutina de baños y cepillado, siempre que estén acostumbrados y no les suponga un estrés añadido.
  • Vigilar sus uñas para evitar heridas asociadas a su sobre crecimiento.
  • Es muy importante asegurarse de tener las vacunas y desparasitaciones al día durante todo el año para no exponerles a infecciones además de las patologías asociadas a su edad.

5. EN QUÉ CONSISTE NUESTRO CHEQUEO GERIÁTRICO

El chequeo geriátrico que proponemos en Equipo Veterinario Isabel Priego se conforma de las siguientes pruebas:

  • EXPLORACIÓN FÍSICA COMPLETA:

La exploración física nos permitirá descartar problemas tan comunes como: cataratas oculares, problemas dentales, patologías de piel, soplos cardíacos, artrosis, etc.

Durante la exploración de vuestras mascotas, os haremos ciertas preguntas que nos darán una nociones acerca de cuál es su estado de salud general. Valoraremos el estado de hidratación, la calidad del pelo, piel, uñas y almohadillas, el color de las mucosas, su condición corporal, la movilidad, el estado de sus dientes... Esto nos ayudará a decidir entre tratamientos conservadores o la realización de diferentes pruebas complementarias que nos permitan diagnosticar la patología para tratarla desde raíz.

La auscultación cardíaca nos servirá para detectar alteraciones en el latido del corazón (soplos, arritmias...). La mayoría de estas alteraciones tienen buen pronóstico si son diagnosticadas y se instaura un tratamiento a tiempo.

  • ANALÍTICA SANGUÍNEA:

Tras la exploración general, nos dispondremos a sacar sangre a nuestro paciente. En nuestra clínica disponemos del equipamiento de laboratorio necesario para obtener los resultados en tan solo 15 minutos.

La analítica de animales geriátricos consta de dos partes:

1) Hemograma: Medimos los valores propios de la sangre como son los glóbulos rojos, los glóbulos blancos y las plaquetas. Aquí descartaremos problemas de anemias, infecciones y problemas de coagulación.

2) Bioquímica: Nos permite valorar el funcionamiento de órganos vitales como el hígado y el riñón, así como las proteínas y la glucosa. De esta forma podremos descartar patologías hepáticas, enfermedades renales, diabetes...

  • URIANÁLISIS:

Es una analítica de orina que consta de tres partes:

1) Observación macroscópica: Del color, la turbidez, el olor...

2) Tira de orina: Donde medimos un total de 11 parámetros.

3) Sedimento urinario: Consiste en observar al microscopio los componentes de la orina. Aquí podremos ver alteraciones como presencia de células inflamatorias, cristales, espermatozoides, etc.

  • ELECTROCARDIOGRAMA:

Mediante esta prueba estudiamos los impulsos nerviosos que se suceden en cada latido del corazón. Nos sirve para detectar arritmias y otras patologías asociadas.

En Equipo Veterinario Isabel Priego recomendamos comenzar con los

CHEQUEOS GERIÁTRICOS a partir de los 8 AÑOS DE EDAD.

No debemos olvidar el CARÁCTER PREVENTIVO de estos chequeos,

por lo que aconsejamos repetirlos ANUALMENTE.

Veterinario | Clínica veterinaria | Animales | Perros | Gatos | Animales exóticos