Falsos mitos sobre la esterilización

07.03.2018

No todo lo escrito al respecto es correcto.

La esterilización tiene una serie de beneficios demostrados en estudios científicos que puedes leer en el artículo "Beneficios de la esterilización de tu mascota". No obstante, desde hace mucho tiempo se vienen escuchando ciertos mitos que muchas personas pueden llegar a creer ciertos.

Te invitamos a que leas este artículo para conocer cuánto de verdad tienen estos mitos.

· ¿Los animales castrados tienen mayor tendencia a la obesidad?

En la castración eliminamos el sistema reproductor de las mascotas, tanto machos como hembras; un sistema que desgasta y consume calorías para mantener su correcto funcionamiento. Es innegable, por tanto, que tras la castración el metabolismo basal (lo que consume el organismo en reposo) se verá disminuido. Además, está demostrado que los bajos índices de estrógenos y testosterona después de la castración aumentan el apetito.

Pero, lo que también es innegable es que, con una dieta adecuada y aumentando la actividad física, se controla el sobrepeso fácilmente.

Aun así, estudios recientes no han conseguido demostrar la relación directa entre la castración y la obesidad, pues demuestran que los animales castrados que se han vuelto obesos con la edad, habrían terminado siendo obesos de igual forma aunque no se les hubiera esterilizado.

De cualquier forma, es mucho más fácil prevenir un posible problema de sobrepeso u obesidad en nuestras mascotas que solucionarlo una vez que se ha instaurado. Por eso, se recomienda disminuir la ingesta de comida en un 20% inmediatamente después de la esterilización eliminando la alimentación ad libitum (cuenco de comida siempre disponible para tu mascota), así como incrementando el gasto de energía por medio del ejercicio desde el mismo momento en el que recibe el alta.

· ¿Hay que cruzar a las hembras al menos una vez en su vida?

Por el bien de tu perra o gata no lo hagas, dado que no hay ninguna razón que a ella vaya a beneficiarle. Muchos dicen que puede servir para prevenir tumores, infecciones y otras patologías, nada más lejos de la realidad, pues se ha demostrado que lo que previene frente a estas patologías es precisamente la esterilización. Por eso, cruzarle para que tenga al menos una camada no va a beneficiarle en ningún sentido.

Si quieres vivir la preciosa experiencia de tener una camada, ayudarla en el parto y ver a sus enternecedores cachorritos llegar a este mundo y crecer día tras día, asegúrate de haber sopesado en profundidad todos los pros y contras.

· ¿Les cambia el carácter después de la castración?

En el artículo que os comentábamos al inicio de este post, se detallan precisamente los cambios de carácter asociados a la castración. Como veréis, son cambios de comportamiento que facilitan la convivencia con nuestra mascota. Evitamos el molesto marcaje con orina, conducta de monta, fugas en busca de pareja sexual, excitaciones asociadas al celo, agresividad intrasexual (en animales del mismo sexo)...

Lo que conseguimos realmente con la castración es un animal más centrado, dado que no está revolucionado por las hormonas que le incitan a aparearse desesperadamente, y que será más fácil de adiestrar porque aumentará su capacidad de concentración.

· ¿Es mejor castrar a las hembras que a los machos para que no haya camadas indeseadas?

Otro error común es pensar que los machos no deben ser esterilizados dado que las hembras son las que tienen las camadas. La esterilización no debe ser privativa de un sexo. Una hembra dará a luz un determinado número de cachorros y, hasta el siguiente celo, no volverá a ser fértil. Mientras tanto, el macho que la montó y la dejó preñada sigue montando y preñando a otras hembras que también están en celo. Por lo que debe considerarse la castración de la hembra igual de importante que la castración de un macho, con el principal objetivo de evitar el nacimiento indiscriminado de camadas indeseadas.

· ¿Cuándo las hembras son muy mayores ya no pueden tener camadas?

El ciclo reproductivo de nuestras mascotas no es ni por asomo parecido al de los humanos. Las perras y gatas no tienen menopausia, por lo que entran en celo y ovulan desde el momento en el que alcanzan la madurez sexual hasta el final de sus días. Sin embargo, es probable que sus celos no se manifiesten con la misma intensidad o que sus óvulos no sean fértiles, disminuyendo por tanto su capacidad reproductiva. Esto no quiere decir que no puedan quedar preñadas.

· ¿La cirugía va a ser muy peligrosa, dolorosa y además es muy cara?

En cualquier cirugía siempre existe algún riesgo, por mínimo que sea, principalmente debido a la anestesia. Es por eso que siempre recomendamos un completo examen pre- quirúrgico, que incluya analítica de sangre básica con electrocardiograma, a fin de anticiparnos a cualquier complicación que pueda surgir durante la anestesia. Te invitamos a leer el artículo "Información sobre la anestesia de tu mascota" que encontrarás en nuestro Facebook.

Aun así, también es cierto que las cirugías de esterilizaciones, tanto de machos como de hembras, son las más habituales en la práctica diaria de la clínica veterinaria. Además, en Equipo Veterinario Isabel Priego disponemos de la maquinaria necesaria, adecuada y actualizada, así como del personal cualificado y con amplia experiencia en anestesias generales y castraciones.

No debes preocuparte por el dolor postquirúrgico de tu mascota, dado que a todos nuestros pacientes les prescribimos un completo tratamiento antibiótico, antiinflamatorio y analgésico. Además, en el caso de que notes que tu mascota manifiesta cierto dolor, estaremos disponibles para examinarle y pautar cualquier otro analgésico que le haga pasar los días de convalecencia de forma más tranquila. Por eso, siempre nos gusta revisar a todos los animales operados al día siguiente de la intervención.

Es cierto que la cirugía de castración no es de las más caras, pero muchos querrían que fuera más económica. El hecho es que se debe organizar una cirugía, con una anestesia y unos medios y aparatos que otorguen la máxima seguridad a tu mascota. Pueden hacerse las cirugías más baratas o a un precio incluso irrisorio, pero sin cubrir los mínimos recomendados para asegurar el éxito de la intervención. En nuestro equipo, nunca olvidamos que las mascotas son seres vivos, que sufren y padecen como cualquier ser humano, y por eso su bienestar es nuestro principal objetivo en nuestra rutina diaria.

También debéis pensar que la castración implica un gasto único en toda la vida de vuestra mascota y tiene múltiples beneficios. Su gasto es fácilmente asumible si consideramos los gastos que implican el cuidado de una madre gestante y de sus cachorros cuando nacen, además de la posibilidad que existe de necesitar atención veterinaria o incluso de practicar una cesárea. También evitamos los gastos futuros y más elevados que conlleva, por ejemplo, una cirugía de urgencia por una piómetra, o el malestar y tremendo dolor que pueden llegar a sentir en el caso de que desarrollen tumores de mama y sea necesario extirpar las cadenas mamarias. O, como ocurre en los machos, las molestias asociadas, por ejemplo, a una prostatitis o la posibilidad que desarrolle tumores.

Todas estas cirugías, que no son preventivas como recomendamos la mayoría de los veterinarios, sino terapéuticas para curar una patología subyacente, se realizan en un contexto más complicado, con animales que generalmente son más mayores e incluso geriátricos, con un organismo que no está en su mejor momento dado que están enfermos, y cuyo resultado es el incremento de las complicaciones intraoperatorias que pueden poner en riesgo la vida de tu mascota.

· La esterilización supone ir en contra de las leyes de la naturaleza

Lo que no es natural es la cantidad de perros y gatos que viven vagabundeando por las calles, dejados a su suerte, padeciendo hambre, sed y enfermedades, y que, en el mejor de los casos, terminan en una perrera o en un centro de recogida donde, si tienen suerte, podrán ser adoptados, o si no terminarán sacrificados.

Hace mucho que los perros y los gatos domésticos no viven regidos por las leyes de la naturaleza. Desde el momento en el que empezaron a vivir con nosotros su evolución dejó de ser natural. Ahora nuestras mascotas viven en pisos o casas, alimentados con piensos, resguardados de las inclemencias del tiempo y, algunos incluso, durmiendo con calefacción. Igual que todo esto, la esterilización es una adaptación al mundo actual en el que viven, por tanto, sería bastante incoherente permitir la cría indiscriminada en base a este argumento.

Además, si ir en contra de las leyes de la naturaleza supone prevenir que mi mascota muera de cualquiera de las numerosas enfermedades que están asociadas a su aparato reproductor, pues sí, lo reconozco.

· Si no permito que mi perro se acerque a otras hembras ¿por qué debo castrarlo?

La lista de razones médicas para castrar a los machos es convincente.

A esto, hay que sumar las situaciones de accidentes de tráfico, pérdidas, robos o peleas entre machos que facilitan la transmisión de enfermedades contagiosas debido a la conducta escapista de los machos cuando deambulan buscando pareja sexual.

Además, debemos entender también que, en una sola escapada de tu perro o gato, él ha podido cubrir a varias hembras que pueden ser callejeras y no tener un dueño responsable que mire por ellas. Esto provoca el nacimiento de numerosas camadas de perros y gatos que, desde sus primeras horas de vida, no tienen la más mínima oportunidad.

· ¿Los machos pierden vitalidad y se vuelven más cobardes y enfermizos?

Muchos propietarios no quieren castrar sus perros porque les preocupa que pierdan su carácter activo, su vitalidad y su temperamento. La realidad es que, con una correcta rutina de actividad física y estimulando a nuestras mascotas, tanto si están castrados como si no, no notaremos ninguna variación en su carácter.

De hecho, los perros policía se castran por razones médicas, igual que ocurre con los perros de guarda de empresas de seguridad que continúan realizando su función con la misma valentía.

· ¿Pierden su masculinidad?

Es habitual que los hombres, más que las mujeres, piensen en la esterilización de sus mascotas con una visión antropomórfica, analizando la situación como si se la fueran a hacer a ellos. Sin embargo, lo que nosotros llamamos "masculinidad", para el perro o gato no es más que una tremenda frustración por querer aparearse y no poder. Incluso, aún pudiendo, frustración por querer seguir apareándose.

Normalmente, queremos a nuestras mascotas principalmente por el amor y el cariño desinteresado que recibimos de ellos. Y, por eso, normalmente su masculinidad termina convirtiéndose en un problema no solo para él, sino también para la familia con la que convive teniendo que lidiar con los problemas de comportamiento asociados que venimos comentando en todo el artículo.

Los animales se reproducen por instinto de procreación y de transmitir su material genético a la siguiente descendencia. No practican el apareamiento por placer, ni se reproducen por deseo sexual, ya que sólo se aparean cuando alguna hembra en celo se lo permite. Tampoco sufren por ser castrados ni quedarán traumatizados de por vida.

Piensa en el bienestar de tu mascota,

Piensa en el bienestar de su especie,

¡Ejerce de propietario responsable castrando a tu mascota!

- Diana Arnaiz -